18 PREGUNTAS RESPONDIDAS SOBRE LA HISTORIA Y LA VIDA DE JESÚS

En este artículo hablaremos sobre la historia de Jesús respondiendo preguntas básicas sobre su vida.

¿Dónde vivía Jesús cuando era niño y cuando era adulto? ¿Y con quién?
Nació en Belén (Mt 2: 1) y vivió cuando era niño con los padres en Egipto (Mt. 2: 13-15). Después fue a Nazaret (Mt 2: 19-23, Lc 4: 16). Cuando fue adulto vivió en Capernaum (Mt. 4:13, Mc 2: 1).

¿Quién sostenía económicamente a Jesús cuando era adulto?
Las mujeres convertidas que le servían con sus bienes (Lc 8: 1-3).

¿Cómo, dónde y con quién se alimentaba Jesús?
Generalmente con los discípulos y con quienes lo invitaran. En su propia casa (Mt 9: 10,11) con publicanos y pecadores. Con los discípulos (Lc 22: 8-13) en la Pascua. En la casa de Zaqueo, donde Él mismo se invitó (Lc 19: 5,6), en la casa de Marta, María y Lázaro (Lc. 10:38). En la casa de Leví que le ofreció un gran banquete (Lc 5: 27-29). En la casa de Simón, el fariseo (Lc 7:36).

En muchas ocasiones Jesús apenas podía comer por la multitud que siempre solicitaba algo (Mc 3:20; 6: 31-32).

¿Cómo Jesús trataba a sus padres y cómo era visto por las personas?
Era sumiso a ellos y todos lo querían y lo admiraban. (Lc 2: 40,47-52)

¿Qué tuvo que hacer Jesús para comenzar su ministerio y qué edad tenía?
Antes de comenzar su ministerio, Jesús se bautizó en las aguas y en el Espíritu Santo y ayunó 40 días (Lc 3: 21-23, 4: 1,2, Mt 3:13, 4: 1,2). Su edad cuando comenzó era de más o menos 30 años (Lc. 3:23).

¿Cómo trataba a las personas en general?
Siempre las recibía, compadecerse de ellas; enseñaba, confortaba y curaba.(Lc 7: 9,13,210), perdonando sus pecados (Lc 7: 44-50), daba atención a los excluidos (obs: mujeres y samaritanos eran excluidos por los judíos) (Jn 4: 7-9) Respondía con sabiduría y autoridad a los que lo contradecían (Jn 5: 39-47).

¿Cómo trataba a los niños
Jesús las trataba bien, los levantaba en brazos y los bendecía, mostrando la importancia que tenían en el Reino de Dios (Mc 10: 13-16).

¿Cómo trataba a los discípulos?
Como un padre y amigo (Jn 15:15). (1 Corintios 6: 50,51, Jn 14: 1,27). Les enseñaba cosas que no decía a la multitud (Lc 6:20, Mt 5: 1,2, 11: 1, 4: 10-12). A veces, Jesús les revelaba cosas sobre sí mismo que no decía a nadie más (Mt 17: 1,9). Se preocupaba por su salud y buscaba estar con ellos a solas (Mc 3: 7-9, 6: 30-32,45, Mt 8:18). Él compartió con ellos su preocupación por las otras personas (Mt. 15:32).

¿Quién era la familia de Jesús?
Su madre María, 4 hermanos y varias hermanas (Mt 13:55, 56, Mc 6: 3).

José, el padre adoptivo (Lc. 3:23).

Isabel, pariente de María, por lo tanto pariente de Jesús, pero la Biblia no dice el grado de parentesco.

Salomé, hermana de María, madre de Jesús, esposa de Zebedeo, fueron tíos de Jesús (Juan 19:25, Mt 27:56, Mc 15:40) siendo entonces que los hijos de este matrimonio (Santiago y Juan) eran primos de Jesús (Mc 3:17). Los mismos que eran sus discípulos.

¿La familia de Jesús creía en lo que Él predicaba?
Su madre, sí (Jn 2: 1-5). Los demás, al principio no creyeron (Jn 7: 3-5, Mc 3: 20,21).

¿Jesús trabajaba antes de comenzar su ministerio?
Sí, como carpintero. Conforme a la costumbre de aquel tiempo, los padres enseñaban su profesión a los hijos. Entonces Jesús ejercía el mismo oficio de José, su padre adoptivo, por más o menos 18 años (de los 13, cuando el niño era considerado adulto, hasta los 30 años). (Mc 6: 3).

¿Cómo actuaba cuando realizaba los milagros?
Era discreto y pedía a las personas que no contaran lo que él había hecho (Mt 8: 3,4, 9:27). Jesús no buscaba “aparecer” ni llamar la atención por 2 motivos: para cumplir la Escritura acerca de él (cf. Mt 12: 15-21) y para que el pueblo no le impidiera ir a todos los lugares donde tenía que proclamar el Evangelio (Lc 4: 42,43).

¿Cómo reaccionaban las personas ante sus milagros?
Algunos glorificaban a Dios. Por ejemplo: el ciego de Jericó (Lc 18: 41-43). Otros se mostraban ingratos. Por ejemplo, los 10 leprosos (Lc 17: 12-18).

Otros no creían que fuera un milagro. Por ejemplo, los fariseos cuando Jesús curó al ciego de nacimiento (Jn 9: 1-3,6,7,15,16, 18,24-28).

Otros le servían (Mt 8: 14,15). Se quedaban admirados y maravillados (Lc 4:36, Mt 8: 26,27, Lc 4:32). Y buscaban tocarlo (Lc 6:19). Se quedaban atónitos, desconcertados (Lc. 5:26). Otros quedaban con miedo y dominados por el terror (Lc 8: 35-37). Se quedaban enfurecidos (Lc 6: 7-11). Los principales sacerdotes y fariseos querían matarlo (Jn 11: 47,48,53). Los sacerdotes querían matar a Lázaro a quien Jesús había resucitado (Jn 12: 10,11).

¿Quiénes eran los amigos y los enemigos de Jesús?
Amigos: los discípulos (Jn 15:15); María, Marta y Lázaro (Jn 11: 1-5). Jesús tenía 3 amigos más cercanos que eran Pedro, Santiago y Juan (Mt 17: 1-9, Mc 5:37, 14: 33,34, Mt 20: 20-24). Ellos eran muy osados con Jesús (en términos de intimidad en la relación) (Mc 10: 35-41, Mt 14: 25-32).

Enemigos: los judíos religiosos (Jn 5: 15-18; 7: 1). Los principales líderes religiosos, sacerdotes y escribas (Lc 19:47).

¿Jesús se irritaba con alguien? ¿Por qué?
Con los escribas y fariseos porque eran hipócritas, aquellos que conocían la ley de Dios, pero no la practicaban y criticaban a los demás (Mt 23: 13,29-33). Con los vendedores en el Templo porque estaban explotando al pueblo que iba a adorarar a Dios con sus sacrificios. Los sacerdotes no aceptaban los animales que el pueblo traía para sacrificar y los mandaban a que compraran con los vendedores de allí, que cobraban mucho más. También el pueblo estaba obligado a cambiar el dinero que traía como ofrenda por otra moneda y también eran explotados en eso. Jesús se irritó profundamente con esto. Jesús hizo un látigo de cuerdas y salió detrás de los vendedores y cambistas, expulsando hombres y animales, tumbando mesas y derramando el dinero de los cambistas en el suelo (Mc 11: 15-18; Jn 2: 14-16).

¿Jesús mostraba sus emociones? ¿Cuándo?
Se conmovió y lloró viendo el sufrimiento de María y de los judíos cuando Lázaro murió (Jn 11: 33-38).
Se conmovió con el hombre de la mano reseca y se indignó con los fariseos a causa de sus corazones endurecidos (Mc 3: 1-5).
Tuvo compasión de las multitudes que le seguían (Mt. 9:36).
Sintió pavor, angustia y profunda tristeza cuando estaba a punto de ser arrestado (Mc 14: 33-35).
Se decepcionó con Pedro por dormir en la hora en que Jesús lo necesitaba (Mc 14: 37,41).
Se compadeció de una viuda durante el entierro de su hijo. (Lc 7: 12,13).
Lloró por la incredulidad de Jerusalén (Lc 19: 41-44).
Se compadeció profundamente con un leproso (Mc 1: 40,41).
Se sorprendió por la incredulidad de los nazarenos y de la fe de un centurión (jefe de cien soldados) (Mt 6: 1-6; 8:10).
Tuvo compasión de la multitud que estaba con Éll (Mc 8: 1-3).
Exultó, es decir, se llenó de mucha alegría (Lc 10: 21-24).
¿Donde Jesús solía enseñar?
Por todas partes (Hechos 10:38). En el templo (Lc 20: 1). En las ciudades (Mt 11: 1, Lc 8: 1). En las sinagogas (Mt 4:23). En la tierra de Judea (Juan 3:22, 4: 1,2). En el monte (Mt 5: 1). En el barco (Lc 5: 3). A orillas del mar (Mt 4: 1).

¿Cómo actuaba Jesús en relación a la expulsión de los demonios?
Él no dejaba que los demonios hablaran (Lc 4: 33-35,41, Mc 3: 11,12).

Curiosidades:

A causa de la multitud que quería tocarlo, Jesús pidió a los discípulos que siempre tuvieran listo un barquito para no ser comprimido (Mc 3: 9,10).

La pecadora que ungió los pies de Jesús, los regó con sus lágrimas y los secó con sus cabellos no era María Magdalena. Era María, hermana de Lázaro. Lo hizo dos veces. En Betania, en la casa de Simón, después de la resurrección de Lázaro (Lc 7: 36-50, Mc 14: 3-6, Jn 11: 1,2). En las dos veces fue criticada por su gesto (Juan 12:18, Mt 26: 6-13).

Sobre María Magdalena, la Biblia trae informaciones de que de ella fueron expulsados ​​7 demonios (Lc 8: 2). Fue la primera persona que vio a Jesús resucitado (Mc 16: 9-11, Jn 20: 1-18). Fue una de las Marías que estaban en el sepultamiento de Jesús (Mt 27: 60,61, Mc 15: 46,47, 16: 1-9) y que fue a la tumba para embalsamarlo. También fue la primera en contar a los discípulos sobre la resurrección de Jesús (Juan 20:18, Mc 16: 9-11).

Por Mauro Fraga.

Traducido del Portugués.

Hola mi querido(a) hermano(a)

Soy el Pastor Sérgio de Souza, del Instituto Teológico Latino, y pido que si te ha gustado el contenido nos ayudes a alcanzar más personas, compartiendo con los demás.

Muchas gracias y bendiciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *