LA ARMADURA DE DIOS

Espiritualmente hablando, sabemos lo que la armadura de Dios representa para el cristiano, pues el Espíritu nos lo ha revelado a través de Pablo. Un factor importante es entender que esta armadura es de Dios (¡no es humana!), Y debe ser vestida como un conjunto, sin dejar ninguna parte afuera, pues la Palabra nos exhorta: “Vestíos de toda la armadura de Dios” (Efesios 6:11) También es importante entender lo que ganamos y en qué sentido estamos protegidos obedeciendo al Señor, vistiéndonos y revistiéndonos de su armadura.

Tenemos que cubrir toda la armadura de Dios, como un soldado romano, de la época de Pablo, tenía que armarse para la batalla: ¡ninguna parte, o miembro del cuerpo, podría ser descubierto! Esta armadura era un conjunto de armas metálicas que protegía el cuerpo de los guerreros:

EL CINTURÓN DE LA VERDAD

Salmos 15: 1-2; Salmos 91:4; Proverbios 12:17; Isaías 45:19; Juan 8:32; Romanos 2: 2; Efesios 4:15; 1 Juan 2:4.

Cinturón es una banda ancha, generalmente de cuero, en la que se cuelgan armas o herramientas. El cinturón también es un símbolo de protección (¡protege a las partes generadoras de vida!). En la lucha contra las tinieblas, si no estamos ceñidos con la verdad, nos falta una parte esencial de la armadura Y si no estamos hablando y viviendo la verdad, nos volvemos estériles, infructíferos para el Señor (Juan 15: 8).

LA CORAZA DE LA JUSTICIA

Génesis 18:19 ; Salmos 45:7 ; Efesios 4:24 ; Apocalipsis 19:8.

La coraza es una armadura defensiva que cubre el pecho y la espalda (donde se encuentran los órganos vitales). El hombre cuyas prácticas son pautadas en la justicia es una persona íntegra en su conducta. Cuando la Palabra habla de “justicia”, habla del hecho de la justicia: la justicia de Dios, porque la justicia humana no es más que ” trapos de inmundicia” (Isaías 64: 6).

LOS CALZADOS DE LA PREPARACIÓN DEL EVANGELIO DE LA PAZ

“Calcen zapatos que puedan hacerlos andar rápidamente para predicar las buenas nuevas de la paz con Dios” (BV).

Isaías 52:7; Isaías 9:6: El Evangelio de la Paz es el Evangelio del Reino, es decir, el anuncio del gobierno de Cristo “¡Tu Dios reina!” Es el mensaje. Este evangelio es de paz porque en la medida en que nos sometemos al gobierno de Cristo, y ese gobierno va aumentando en nosotros, tenemos la paz de Cristo gobernando nuestros corazones.

Los pies son la base del cuerpo; dan sustento y llevan el cuerpo a su destino. ¡Los pies representan nuestro andar! Calzar los pies con la preparación del evangelio de la paz representa el “id” de Jesús. Pero no sólo eso; significa que deberíamos ir preparados, entrenados en el Evangelio del Reino sin pervertir el evangelio de Cristo, caminando en él, en santidad de vida (Mateo 28:18-20; Gálatas 1:6-7, 11).

EL ESCUDO DE LA FE

La fe revela nuestra limitación e incapacidad, y por eso mismo, nuestra confianza en Dios, que todo puede. Además, la fe nos protege de los dardos de fuego del maligno; nos justifica (Romanos 5:1); agrada a Dios (Hebreos 11: 6); el justo vive por ella (Hebreos 10:38); Se expresa en obras (el fruto revela el árbol) (Santiago 2:17). Vale recordar que, en una batalla en campo abierto, los soldados quedan más protegidos de los dardos de fuego lanzados por el enemigo, cuando se juntan haciendo sus varios escudos parecer uno solo. Cuando estamos juntos, nuestra fe es aumentada, y así no somos alcanzados tan fácilmente.

EL YELMO DE LA SALVACIÓN

El yelmo protege la cabeza. En la cabeza está el cerebro, otra parte vital del cuerpo. En el cerebro está lo que llamamos la mente, o los pensamientos. El yelmo de la salvación protege nuestra mente  de las mentiras del diablo y las influencias del mundo (Romanos 12:2; Isaías 60:18). Debemos revestirnos de la salvación (2 Crónicas 06:4 ; Salmos 132: 16).

LA ESPADA DEL ESPÍRITU

La Palabra de Dios – la Biblia – es muy importante en esta guerra, ya que trae la sanidad de las heridas causadas por el enemigo (Salmos 107:20), y también porque corremos riesgo de muerte cuando no la conocemos o rechazamos. La predicación de la Palabra también crea la fe en nuestros corazones (Romanos 10:17); es fiel y digna de toda aceptación (1 Timoteo 4: 9), debe abundar en nosotros (Col. 3:16); usarse bien (2 Timoteo 2:15)* y predicada a tiempo y fuera de tiempo *(2 Timoteo 4:2).

“Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios” […]. ¿Por qué tenemos esta orientación del Espíritu de Dios?

Porque estamos en guerra, y nuestros enemigos no son carnales, sino espirituales y muy poderosos. Estamos en lucha, en plena guerra (una suma de batallas). Y nuestros enemigos no son personas; no son nuestros vecinos, colegas, los que se interponen en nuestro camino, y mucho menos nuestros hermanos en Cristo. Definitivamente tiene que estar bien claro: “[…] Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10: 3-5).

Contra esta banda de enemigos no podemos combatir “de cualquier forma”, ni “cualquier arma”, ni tampoco utilizamos “armadura humana” (1 Samuel 17: 38-40).

En Hechos 19:13-16, vemos que la autoridad delegada por Jesús (Lucas 10:19) es estricta a sus discípulos, aquellos que viven bajo su señorío, los que caminan con Él y, por Él son enviados (Marcos 3, 13-14). No hay ningún poder mágico de las palabras: “en el nombre de Jesús”, “hay poder en la sangre de Jesús”. ¡Hay poder, sí, en el nombre de Jesús, pero principalmente, en su persona. Si estamos en Él, Él actuando a través de nosotros, y nosotros bajo su autoridad; ¡ahí, sí, los enemigos se someten! ¡Que quede bien claro: la armadura de Dios es para soldados y discípulos, no para simpatizantes del evangelio!

¿Y para qué Él nos orienta así?

¡Para estar libres de las trampas del enemigo! Cilada es una trampa; es astucia y engaño. Engañar es llevar al error a través de la ilusión, el disfraz, etc. ¡Satanás no tiene poder sobre nosotros, los hijos de Dios! Por eso, intentará inducir al error, pues sólo tendrá autoridad sobre nosotros si nos sujetamos a él. ¡La elección será siempre nuestra! Nuestro enemigo puede venir disfrazado como un “corazón lleno de buenas intenciones” (Jeremías 17: 9); como un hermano “teniendo en cuenta los asuntos de los hombres y no de Dios” (Mateo 16: 22-23); puede venir a la palabra de Dios, pero por la mitad o alterada (1 Timoteo 4: 1-2 ; 1 Timoteo 6: 3-5; 2 Pe 2: 1-2, 17; Hechos 17:11); o incluso como un “ángel de luz” (2 Corintios 11:14). De ahí la necesidad de habitar (estar siempre juntos, viviendo…) al abrigo del altísimo (Salmos 91:1) y revestidos de toda la armadura de Dios.

¡Para resistir en el día malo! Una excelente palabra de Jesús sobre este tema se registra en Mateo 7:24-27 todos podemos ser visitados por fuertes lluvias, inundaciones, tormentas, vendavales, etc. Pero, nuestra salvación estará en ser practicantes de las verdades pronunciadas por Jesús, ¡y así estar afirmados sobre la roca que sostendrá nuestra casa en pie!

¡Para permanecer firmes después de la victoria! Una guerra está hecha de muchas batallas y luchas. Vestidos de toda la armadura de Dios, cada vez que ganemos una batalla, vamos a estar firmes y abundantes en la obra del Señor, sabiendo que en Él, nuestro trabajo no es en vano (1 Corintios 15:57-58), y la victoria, garantizada: “Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?” (1 Juan 5: 4-5). Hasta que venga la próxima batalla …

¿Y CÓMO PODEMOS VESTIRNOS DE ESTA ARMADURA DISPONIBLE PARA TODOS NOSOTROS?

El apóstol responde: ¡”orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”! Las palabras que están saltando allí son: “oración”, “en todo tiempo”, “en el Espíritu”, “velando”, “toda perseverancia”, “por todos los santos”.

Aquí aprendemos muchas cosas:

Debemos orar (1 Timoteo 2: 1-4);

Orar sin cesar (1 Tesalonicenses 5:17);

Pero no orar de cualquier manera: una oración nacida y guiada por el Espíritu Santo que nos ayuda en nuestra debilidad y conoce la mente del Padre, y así puede interceder adecuadamente por los hombres *(Romanos 8:26-27)*;

Con súplicas. Orar con súplica es orar con humildad, reconociendo nuestra situación de necesitados, de pecadores; es orar y permanecer orando; es no desistir antes de venir la respuesta, es ser insistente. Es orar según la necesidad (Daniel 10: 2,3; Ne 1: 4);

Velar con toda perseverancia. ¡Significa que no podemos darnos el lujo de quedarnos “relajados” en oración, después de todo estamos en guerra! Es más o menos “orar con uno de los ojos abierto”. Y hay más, vemos la exhortación a no desisitir, a orar hasta el fin (Hechos 1:14);

Por todos los santos. Nuestra oración y súplica no puede ser egoísta, dedicada sólo a nuestros problemas personales, ya que a medida que buscamos el “Reino de Dios y su justicia”, nuestras necesidades serán rápidamente suplidas por el Señor (Mateo 6:33).

La mayor parte de nuestro tiempo de oración debe ser destinada a la intercesión por los otros (2 Timoteo 2:1) como el ejemplo de Pablo, que hacía eso por sus amados hermanos (Filipenses 1:3-4; Colosenses 1:9-12; 1 Tesalonicenses 1:2-4), ciertamente siempre llevado en sus oraciones por el Espíritu Santo de Dios.

Por Aguilar Lopes. Traducido del Portugués

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *