LOIDA Y EUNICE

Eran la abuela y la madre de Timoteo, uno de los discípulos más cercanos a Pablo. Ellas eran creyentes pero el padre de Timoteo no.

En el mundo romano el padre tenía total autoridad en el hogar. Pero, aun así, ellas guiaron Timoteo a Jesús y, desde su más tierna infancia, le inculcaron el temor y el amor a Dios, sentando las bases de su fe.

Timoteo creció hasta convertirse en un gran hombre de Dios, en un siervo.

Pablo dice sobre estas dos mujeres que tenían una “fe no fingida”, una fe genuina, una relación personal con Jesucristo que se evidenciaba por una vida transformada en Él y por la influencia que estas mujeres tenían en las personas a su alrededor.

Esa fe no fingida llevó a Loida y a Eunice a enseñar a Timoteo las Escrituras desde pequeño, desde que era un niño.

Y lo mismo debemos hacer nosotras: ayudar a nuestros hijos y nietos en sus primeros pasos en la fe.

Leer la Biblia con ellos, explicarles las partes que no entienden, enseñarles a orar y orar con ellos, llevarlos a la iglesia y hablarles de la importancia de congregarse, ayudarlos a aplicar la Biblia a sus vidas… ¡Esa es nuestra responsabilidad!

“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.” Dt 6:6-7

El Instituto Teológico Latino pretende ser un instrumento de Dios para el pueblo Latinoamericano.

Deseamos bendecirlo a través del conocimiento de la Palabra de Dios, de acuerdo con el libro de Oseas 4: 6, “Mi pueblo perece por falta de conocimiento”.

Para nosotros del ITL – Instituto Teológico Latino, es un gran placer formar parte de ese ministerio.

“Mi oración es que Dios bendiga fraternalmente en Cristo Jesús“

Equipo ITL – Instituto Teológico Latino
Pas. Sergio de Souza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *