¿QUÉ ES EL LIDERAZGO CRISTIANO?

¿Qué es el liderazgo cristiano? ¿Cómo debe un líder cristiano ser?

Respuesta: No hay un ejemplo mejor para el liderazgo cristiano que nuestro Señor Jesucristo. Él declaró: “Yo soy el buen pastor, el buen pastor da la vida por las ovejas” (Juan 10:11). Es en este versículo que vemos la descripción perfecta de un líder cristiano. Es aquel que actúa como un pastor de las ovejas que están a su cuidado.

Cuando Jesús se refirió a nosotros como “ovejas“, Él no estaba hablando en términos afectuosos. En realidad, las ovejas se clasificaban entre los animales más tontos de la creación. Una oveja desviada, aunque aún cerca del rebaño, queda desorientada, confusa, asustada e incapaz de encontrar el camino de regreso al rebaño. Incapaz de apartar depredadores hambrientos, la oveja desviada tal vez sea la más indefensa de todas las criaturas.

Rebaños de ovejas enteros son conocidos por haberse ahogado durante momentos de inundaciones instantáneas, incluso a la vista de tierras más altas fácilmente accesibles. Nos guste o no, cuando Jesús nos llamó Sus ovejas, Él estaba diciendo que, sin un pastor, somos impotentes.

El pastor es el que tiene varios papeles en relación a su oveja. Él lidera, alimenta, nutre, conforta, corrige y protege. El pastor del rebaño del Señor lidera al modelar piedad y justicia en su propia vida y alentando a los demás a seguir su ejemplo.

Por supuesto, nuestro ejemplo más grande – y el que debemos seguir – es el mismo Cristo. El apóstol Pablo entendió esto: “Sed mis imitadores, como también yo soy de Cristo” (1 Corintios 11: 1). El líder cristiano es el que sigue a Cristo e inspira a otros a seguirlo también.

El líder cristiano también es un alimentador y un nutridor de las ovejas, y el verdadero “alimento de oveja” es la Palabra de Dios. Así como el pastor lleva su rebaño al pasto más exuberante para que crezcan y florezcan, así también el líder cristiano alimenta su rebaño con el único alimento que producirá cristianos fuertes y vibrantes.

La Biblia – no la psicología o la sabiduría del mundo – es la única dieta que puede producir cristianos sanos. “… no sólo de pan vivirá el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.” (Deuteronomio 8: 3).

El líder cristiano también conforta las ovejas, suavizando sus heridas y aplicando el bálsamo de la compasión y el amor. Como el gran Pastor de Israel, el mismo Señor prometió: ” Yo buscaré la perdida, y haré volver al redil la descarriada; vendaré la perniquebrada, y fortaleceré la débil …” (Ezequiel 34:16).

Como cristianos en el mundo de hoy, sufrimos muchas heridas en nuestros espíritus y necesitamos líderes compasivos que nos ayuden a soportar las cargas, que comprendan nuestras circunstancias, sean pacientes, nos alienten en la Palabra y oren por nuestras preocupaciones ante el trono del Padre.

Así como el pastor usó su bastón para traer una oveja perdida de nuevo al grupo, así también el líder cristiano corrige y disciplina a los que están bajo sus cuidados cuando se desvían. Sin rencor o espíritu dominador, sino con un “espíritu de mansedumbre” (Gálatas 6: 1), aquellos que están en el liderazgo deben corregir de acuerdo con los principios de las Escrituras.

La corrección o la disciplina nunca es una experiencia agradable para ninguna de las partes, pero el líder cristiano que falla en esta área no está mostrando amor a los que están bajo su cuidado. “Porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere.” (Proverbios 3:12), y el líder cristiano debe seguir su ejemplo.

El papel principal del líder cristiano es el de un protector. El pastor flojo en esta área pronto descubrió que regularmente perdía ovejas por los predadores que rondaban alrededor – y a veces entre su rebaño. Los predadores de hoy son aquellos que intentan atraer a la oveja con falsa doctrina, descartando la Biblia como pintoresca y anticuada, insuficiente, oscura o incognoscible.

Estas mentiras son esparcidas por aquellos contra quienes Jesús nos advirtió: ” Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” (Mateo 7:15). Nuestros líderes deben protegernos de las falsas enseñanzas de aquellos que podrían desviarnos de la verdad de la Escritura y del hecho de que sólo Cristo es el camino de la salvación: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida, nadie viene al Padre sino por mí “(Juan 14: 6).

Una palabra final sobre los líderes cristianos viene del artículo “Se busca: Algunos buenos pastores (deben saber cómo lavar los pies) o Wanted: A Few Good Shepherds (Must Know How to Wash Feet) en inglés” por John MacArthur:

“Bajo el plan que Dios ha ordenado a la iglesia, el liderazgo es una posición de servicio humilde y amoroso. El liderazgo de la iglesia es un ministerio, no gerencia. Aquellos a quienes Dios designa como líderes no son llamados a ser monarcas gobernantes, sino humildes esclavos; no celebridades excéntricas, sino siervos trabajadores. Aquellos que van a liderar al pueblo deben por encima de todo ejemplificar el sacrificio, la devoción, la sumisión y la humildad.

El propio Jesús nos dio el padrón cuando se inclinó para lavar los pies de los discípulos, tarea que generalmente era realizada por el más inferior de los esclavos (Juan 13). Si el Señor del universo haría eso, ningún líder de la iglesia tiene el derecho de pensar en sí mismo como un jefe.

Equipo ITL – Instituto Teológico Latino
Pas. Sergio de Souza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *