La Biblia

La Biblia es un regalo de Dios, por lo cual podemos ser muy agradecidos. Este libro sin igual revela cosas que, de otra manera, jamás sabríamos.

Por ejemplo, habla de la creación del cielo estrellado, de la Tierra y del primer hombre y de la primera mujer.
La Biblia contiene principios confiables para ayudarnos a enfrentar los problemas y las ansiedades de la vida.

Ella explica cómo Dios cumplirá su propósito y mejorará las condiciones en la Tierra. ¡Qué regalo emocionante es la Biblia!

En promedio, más de un millón de Biblias se distribuyen por semana. Ya se han producido miles de millones de copias de la Biblia entera o de partes de ella.

Ciertamente, no hay libro que se compare con la Biblia.
Puesto que la Biblia es inspirada por Dios.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia». (2 Ti 3:16)

De hecho, la Biblia es un libro práctico. Revela un conocimiento profundo de la naturaleza humana. Esto no es de extrañar, pues su Autor, Jehová Dios, es el Creador.

Él entiende nuestros pensamientos y emociones mejor que nosotros mismos. Además, Jehová sabe lo que necesitamos para ser felices. Él sabe también qué comportamientos debemos evitar.

El hecho de que Dios haya proporcionado este libro demuestra que El desea que lo conozcamos bien.

Sin duda, la Biblia puede ayudarnos a acercarnos a Dios.

Como nunca antes en la historia, la humanidad tiene el privilegio de disponer de la Escritura Sagrada a cualquier hora y en cualquier lugar.

Hay distintos tipos de Biblias impresas, hay una gran variedad de Biblias de estudio y, como si esto fuera poco, hay la Biblia on line.
La Biblia es la Palabra de Dios y está al alcance de todos hoy.

Aunque esta es una época de proliferación de la Biblia, parece que la crisis actual reside en el hecho de que ella está siendo predicada sin los debidos cuidados, provocando el surgimiento de doctrinas ajenas a la sana doctrina.

La Biblia debe ser el material primario para el debido estudio, análisis y predicación. Sin la Biblia no hay predicador.

Creemos tener en ella la dirección para la Vida eterna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *