Panorama del Libro de Mateo

Para los primeros cristianos era muy importante mostrar que la nueva fe arrojaba raíces en el judaísmo, y es exactamente lo que Mateo, con su gran número de citas de la Biblia hebrea, procura hacer.

Este Evangelio es un puente que une a Jesús con todo lo que ha venido antes.

El autor es un cristiano de origen judío que escribe para una iglesia compuesta principalmente de cristianos como él.
Él se esfuerza por presentar a Jesús como el tan esperado Mesías, el Cristo prometido en el AT.

Él registra cuidadosamente lo que Jesús dijo sobre su reino, un concepto radicalmente diferente de la idea de Mesías corriente en aquellos días, cuando la mayor parte de los judíos esperaba a un líder político que libraría al pueblo del dominio romano.

Pero Mateo no da a entender que la «buena nueva» se destina exclusivamente a su propio pueblo, los judíos.
La mayoría de los judíos la habían rechazado y continuaba rechazando (algo tan doloroso para el autor que muchas veces suena anti-judío).

Así, este Evangelio, que comienza mirando hacia atrás, hacia el AT, termina con la gran comisión de Jesús:

«Id, haced discípulos de todas las naciones.” (Mt 28-19)

El autor

El Evangelio no dice quién es su autor, pero desde el principio fue atribuido a Mateo, el apóstol y ex-recaudador de impuestos al servicio de los romanos.
Poco se sabe sobre él. Y además del hecho de que el Evangelio encaje en el período entre 50 y 100 d.C., nadie sabe con certeza cuándo y dónde fue escrito.

Buena parte del material de Mateo es casi idéntico al de Marcos, y Marcos obtuvo informaciones junto al apóstol Pedro.
Actualmente la mayoría de los estudiosos cree que Mateo se inspiró en Marcos (y no viceversa) y datan el Evangelio del período después de 80 d.C.

Jesus en el Antiguo Testamento

El AT apunta a Jesús, que en El se cumplen todos los propósitos de Dios.
Jesús es el Mesías, «Hijo de Dios» y «Hijo del Hombre», el Rey que Dios había prometido.
Jesús tanto cumple como transforma la Ley que Dios le dio a Israel a través de Moisés.
El pueblo de Dios, ahora, son aquellos que responden con fe al mensaje de Jesús.

“Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta…” (Mt 1:22)

Nació Jesus

En el libro de Mateo capítulo 1 y 2 se habla del Nacimiento de Jesucristo.

De los versus 1 al 17, encontrarás toda la dinastia del Verdadero Rey que también se ve en Lucas, capítulo 3, versus 23 al 38. Las dos listas siguen un orden inverso y dan nombres diferentes a partir de David (sólo Zorobabel y Salatiel aparecen en ambas).

El propósito de Mateo es mostrar que Jesús es el verdadero Rey, descendiente del linaje real de David, como Dios prometió.
Es posible que en Mateo tengamos la lista de herederos del trono, y Lucas, la genealogía de José.

La lista de Mateus fue estilizada y abreviada para que se ajustara a su patrón:

Belén
14 nombres de Abraham a David;
14 nombres de David a Jeconías;
14 nombres de Jeconías a Jesús.

La lista de Mateo tiene dos puntos decisivos: David (el inicio de la monarquía) y el exilio (su fin).

Su propósito es establecer una base para lo que viene después: su gran tema de que en Jesús las Escrituras se cumplieron.

Es posible que 14 sea el valor numérico del nombre de David, ya que las letras / consonantes del alfabeto hebreo servían también de números:
d (4) + v (6) + d (4) = 14.

Hijo – Descendiente de David

Dios había prometido a David que él nunca se quedaría sin un descendiente para ocupar el trono. Pero Judá dejó de ser una monarquía con motivo del exilio. Y la promesa pasó a ser aplicada al Mesías.

Diecisiete versos en el Nuevo Testamento describen a Jesús como el “Hijo de David.” Pero surge la pregunta:
¿Cómo podría ser Jesús el hijo de David si David vivió aproximadamente 1000 años antes que Jesús?

La respuesta es que Cristo (el Mesías) era el cumplimiento de la profecía de la simiente de David.

“Cuando tu vida llegue a su fin y vayas a descansar entre tus antepasados, yo pondré en el trono a uno de tus propios descendientes, y afirmaré su reino. Será él quien construya una casa en mi honor, y yo afirmaré su trono real para siempre. Yo seré su padre, y él será mi hijo. Así que, cuando haga lo malo, lo castigaré con varas y azotes, como lo haría un padre. Sin embargo, no le negaré mi amor, como se lo negué a Saúl, a quien abandoné para abrirte paso. Tu casa y tu reino durarán para siempre delante de mí; tu trono quedará establecido para siempre.” (2 Samuel 7:12-16)

Mateo Capítulo 1

(Versus 1)
El verbo «generar», así como la palabra «hijo», puede ser usado en un sentido más amplio.

(Versus 3-6)
No era común incluir a mujeres en una lista como esta, pero cuatro se mencionan en Mateo.
Ninguna de ellas habría sido incluida si Dios se preocupara sólo con personas de origen judío y que tuviera buena reputación.

Tamar tuvo un hijo con Judá, su suegro, que no la había tratado con justicia (Gn 38);
Raab era una prostituta de Jericó que ayudó a los espías judíos (Js 2).
Rut, una moabita que aceptó al Dios de su suegra como su Dios también (Rt 1-4);
Y la madre de Salomón (mujer de Urías) fue Betsabé, con quien David cometió adulterio (2Sm 11).

(Versus 11)
Josías fue abuelo, y no padre, de Jeconías.

(Versus 18 al 25):
«Dios con nosotros» – El relato más completo del nacimiento de Jesús, en Lucas, se centra en María; el relato de Mateo se enfoca a José.

(versus 20)
Jesus era decendiente de David. José adoptó a Jesús (que no era su hijo), y esto hizo que Jesús oficialmente se convirtiera en un «hijo de David», como las Escrituras exigían.

(Versus 18)
En la sociedad judía, los novios se obligaban jurídicamente a un compromiso y sólo podía romperse mediante el divorcio.

La implicación es que, después del nacimiento de Jesús, María y José llevaron una vida normal de personas casadas.

¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas? (Mt 13:55)

(Versus 23)
Mateo nos da la primera de cinco citas del AT:

“La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel» que significa «Dios con nosotros»”.

Véase también las otras citas en el capítulo 2:

Versus 6: “Pero tú, Belén, en la tierra de Judá,… de ti saldrá un príncipe que será el pastor de mi pueblo Israel”

Versus 15: “…De este modo se cumplió lo que el Señor había dicho por medio del profeta: «De Egipto llamé a mi hijo»”

Versus 17-18: “Entonces se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías: «Se oye un grito en Ramá, llanto y gran lamentación; es Raquel, que llora por sus hijos y no quiere ser consolada; ¡sus hijos ya no existen!»

Versus 23: “y fue a vivir en un pueblo llamado Nazaret. Con esto se cumplió lo dicho por los profetas: «Lo llamarán nazareno».”

Todo el capítulo 1 y 2, tiene el propósito de mostrar que Jesús cumplió todo lo que los profetas preveían.

Aquí, las palabras de Isaías pasan a tener nuevo significado: en Jesús (del hebreo «Josué», nombre que significa «Dios salva”, Dios de hecho está aquí con nosotros (el significado del nombre «Emanuel”).

Mateo Capítulo 2 – Estrella de Belen

(Versus 1)
Los hombres del Oriente (Persia, Babilonia o Arabia) vinieron a adorar al niño que había nacido para ser Rey. Eran astrólogos.
Ellos eran llamados «magos» o «sabios» porque estudiaban las estrellas y sus significados.

Y no tenían duda de que la nueva estrella indicaba el nacimiento del Rey prometido en Judá.
(La tradición cristiana identifica a los magos como tres reyes y da un significado especial a cada uno de los presentes que ellos llevaran a Jesus: oro para un rey, incienso para Dios, mirra para Dios el hombre mortal.)

(Versus 3)
La noticia que los magos trajeron no fue bienvenida en el palacio.
Herodes el Grande, rey de los judíos de 37-4 a.C., sintió celos, se sintió amenazado ante un rey rival.
Herodes sospechaba de cualquier persona que, según él, podría representar una amenaza para él como rey.

Algunos amigos, siervos, un gran número de enemigos, sacerdotes, nobles y todos los que de una u otra forma se atravesaron en su camino, fueron muertos.

(Versus 6)
Jesús, como Mesías, tenía que nacer en Belén. Mateo en parte citó y en parte interpretó las palabras del profeta Miqueas.

(Versus 15)
El hace la conexión con Israel como hijo de Dios, rescatando de Egipto en el éxodo.

(Versus 16)
La masacre en Belén no escapó a la regla de otras masacres patrocinadas por Herodes de que tenemos registro. Pero Dios tiene como proteger a los suyos y, advertida por el ángel, la pequeña familia huyó a Egipto.

(Versus 18)
Jeremías está hablando de la tristeza traída por el exílio babilónico. Raquel, la figura materna de Israel, era la esposa amada de Jacob. Ella murió de parto en Ramá, en el camino hacia Belén.

(Versus 22)
Arquelao, hijo de Herodes, heredó un tercio del reino de su padre, gobernando a Judea, Samaria y la Iduméia de 4 a.C. a 6 d.C.

Por tomar medidas represivas, fue depuesto por los romanos, que asumieron ellos mismos el gobierno de Judea. Ver «La familia de Herodes».

(versus 23)
No es una cita bíblica como tal, aunque hay, en el AT, muchas indicaciones sobre el origen humilde del Mesías. Esto explica el nombre por el cual era conocido: «Jesús de Nazaret».

Mateo Capítulo 3 – Juan Bautista

(Versus 2)
Juan predicaba en el desierto de Judea. Decía: «Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos está cerca»

En aquel momento, la voz de Juan el Bautista, llamando al pueblo de Dios para prepararse para el Mesías, atrajo a multitudes al desierto de Judea.

(Versus 5-6)
“Acudía a él la gente de Jerusalén, de toda Judea y de toda la región del Jordán. Cuando confesaban sus pecados, él los bautizaba en el río Jordán.”

(Versus 7)
“Pero, al ver que muchos fariseos y saduceos llegaban adonde él estaba bautizando, les advirtió: ¡Camada de víboras! ¿Quién les dijo que podrán escapar del castigo que se acerca? Produzcan frutos que demuestren arrepentimiento… El hacha ya está puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no produzca buen fruto será cortado y arrojado al fuego”.

(Versus 11)
El «lavado» del bautismo simboliza una purificación radical en la vida de la persona, un nuevo comienzo, una vuelta a Dios.

“Yo los bautizo a ustedes con agua para que se arrepienten. Pero el que viene después de mí es más poderoso que yo, y ni siquiera merezco llevarle las sandalias. Él los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego.”

(Versus 14-15)
Jesús no necesitaba ser bautizado para tener perdón, porque él no tenía pecado.
Pero era necesario dejar que fuera así «por ahora», porque Jesús debía «cumplir toda la justicia» para salvar al mundo.
Así, entró en el río Jordán, aceptando su destino, para recibir la comisión y la bendición de Dios.

(Versus 17)
Mateo ya demostró que Jesús es el Mesías, el «hijo» de David. “Y una voz del cielo decía: “Este es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él.”

Jesús es llamado Hijo de Dios mismo. Ahora empezaba a recorrer el camino del «siervo cuya misión es llevar los pecados del pueblo».

Mateo Capítulo 4 – La prueba de Jesus

(Versus 1)
En la tentación, es decir, en la severa prueba a la que fue sometido después de un ayuno de 40 días, Jesús enfrentó aquello que, a lo largo de todo su ministerio, seguiría probando su intención de realizar la obra de Dios de la manera como Dios había planeado.

Él tenía poder para alimentar a los hambrientos, curar a los enfermos, resucitar a los muertos. ¿Cómo utilizará ese poder? Para satisfacer sus propias necesidades? ¿Para poner a prueba a Dios? ¿Para atraer seguidores?

Cuando llegase la hora, él usaría su poder para salvarse o confiando en Dios, recurriría el camino de la cruz para salvar a los demás?

(Versus 4-10)
Jesús respondió a las propuestas de Satanás con palabras de las Escrituras.

“Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido; para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.” (Dt 8:3)

“No tentareis al Señor vuestro Dios, como le tentasteis en Masah.”
(Dt 6:16)

“Al Señor tu Dios temerás, y a él servirás, y por su nombre jurarás.”
(Dt 6:13)

Pasos importantes relacionados con los 40 años de Israel en el desierto, cuando Dios probó la obediencia de su pueblo.

“Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos.” (Dt 8:2)

Dios quería probar a Jesús, pero el agente fue el diablo (de la palabra griega para «tentador»), que hace uso de todo lo que puede para intentar alejar a la gente de Dios.

(Versus 12-13)
Juan fue lanzado en la prisión. Al oír la noticia, Jesús se fue al norte, en lo que pudo haber sido una retirada estratégica. Mateo vio en esto el cumplimiento de otra profecía del AT.

“…tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí; pues al fin llenará de gloria el camino del mar, de aquel lado del Jordán, en Galilea de los gentiles. El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.” (Is 9:1-2)

(Versus 18)
Jesús dejó su ciudad de Nazaret. Ahora, durante todo su ministerio en Galilea, su base sería la ciudad de Cafarnaum, a las orillas del lago.
Caminó por todas partes, enseñando, predicando las buenas nuevas del Reino y curando enfermos.

Conclusión:

Jesús, en sus enseñanzas, deja claro su naturaleza divina como el Mesías prometido y advierte en cuanto al ejercicio del amor, el carácter cristiano y los signos del fin de los tiempos.

Mateo se concentra en la enseñanza de Jesús, haciendo una cuidadosa organización de su material y alternando entre narrativa y enseñanza.

La enseñanza de Jesús aparece en cinco secciones principales:

• capítulo 5-7: discipulado (el famoso «Sermón del Monte»)
• capítulo 10 : misión
• capítulo 13 : parábolas de Jesús
• capítulo 18 : la relación entre sus discípulos
• capítulo 24-25: el futuro

Parábolas Milagros Episodios
La Paja Los dos ciegos El sueño de Jose
El tesoro escondido El mudo endemoniado La visita de los magos a Jesus
La perla La moneda en la boca del pescado La huida para el Egito
La rede La matanza de Herodes
El acreedor incompasivo El sueño de la mujer de Pilatos
Los trabajadores en el viñedo Una parte del ensinamiento La muerte de Judas (también en Atos)
Los dos hijos de Jesus se encuentra en Mateo Los santos resucitados en Jerusalén
La boda del hijo del rey incluso a Su maravillosa El soborno de los guardias
Las diez virgenes invitación, “Vengan a mi…” La gran comisión
Los talentos

Aquí arriba describe las particularidades del Libro de Mateo, o sea, encontramos estos hechos narrados exclusivamente por Mateo.

Comenzando en medio del capítulo 4 hasta el medio del capítulo 14, sobre las narraciones del ministerio de Jesús mientras aún estaba en Galilea.

Él elige a sus 12 Apóstoles, predica las bienaventuranzas, ejecuta milagros y enseña muchas lecciones sobre varios asuntos importantes, tales como: adulterio, divorcio, diezmo, oración, juzgar a otras personas, preocupación, advertencias generales y tesoros en el cielo.

En el capítulo 13, Jesús comienza a enseñar en parábolas para proveer ejemplos para sus lecciones.
Jesús se retira de Galilea en la sección cuatro y ejecuta el milagro de alimentar a la multitud de cinco mil personas con cinco panes y dos peces (Mateo 14:17).

En este capítulo, él también camina sobre el agua (Mateo 14:25).
Capítulo 17 describe la transfiguración que fue testimoniada por tres discípulos, Juan, Pedro y Santiago (Mateo 17:1). Después, indica el regreso de Jesús a Galilea y la predicción de su muerte.

En el capítulo 21, marca la entrada triunfal por Jesús en Jerusalén montado en un burro, y termina con su juicio y crucifixión en la cruz como un sacrificio por el pecado de todo el mundo.

Enseguida, se describe los acontecimientos de la resurrección de Jesús, derrotando con ella la muerte.

El Instituto Teológico Latino pretende ser un instrumento de Dios para el pueblo Latinoamericano.

Deseamos bendecirlo a través del conocimiento de la Palabra de Dios, de acuerdo con el libro de Oseas 4: 6, «Mi pueblo perece por falta de conocimiento».

Para nosotros del ITL- Instituto Teológico Latino, es un gran placer formar parte de ese ministerio, de este modo, queremos que Dios os bendiga grandemente.

Mi oración es que Dios bendiga fraternalmente en Cristo Jesús,

Equipo ITL – Instituto Teológico Latino
Pr. Sergio Anacleto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *