PREDICAR CON ERRORES

El papel del predicador es traducir la escritura de la Biblia de modo que sea mejor interpretada. El conocimiento bíblico es necesario y debe ser siempre ejercitado.

Veamos ahora algunos errores en el momento de la predicación:

a) El error más grave que uno puede cometer es predicar algo que no es la verdad. Hay que estudiar mucho la palabra de Dios antes de predicar. Uno debe asegurar que todos los puntos en una predicación tienen apoyo bíblico.

b) Algunos predicadores hablan sin organización. A veces al terminar el mensaje, nadie sabe ni cual fue el tema. Haga el esfuerzo de dar énfasis a los puntos principales para que la audiencia los recuerde. Aprenda a hacer bosquejos (el plan de la predicación) y no desvíes del plan.

c) As veces, es mejor explicar bien un solo texto en una predicación que citar muchos textos sin explicar ninguno. Si tiene este problema, haga el esfuerzo en citar menos textos y explicar bien como ellos apoyan los puntos principales.

d) Algunos por ser tímidos o por estar cansados murmuran y hablan con voz baja como si no les interesara su propio mensaje. Pocos pueden escuchar o poner atención a un mensaje que se da sin entusiasmo.  No tenga miedo de demostrar con sus emociones lo que usted siente al analizar la palabra. No se preocupe tanto por cómo la gente le ve a usted, sino preocupate por la Palabra y su salvación.

e) Pocos van a entender mensajes complicados y casi nunca llegan al corazón de la audiencia. Por lo general, trate de hacer sus predicaciones tan sencillas que hasta los niños pueden entenderlas. Guarde el material profundo para las clases bíblicas para hermanos maduros.

f) Evite exponer pensamientos intelectuales de tercero como filósofos, sociólogos y psicólogos. Lo que importa para la audiencia es la verdadera palabra de Dios.

g) Las personas se reúnen en la iglesia en busca de paz y adoración a la palabra de Dios. Las novedades del mundo como, política, películas, novelas deben ser evitadas de ser mencionadas en su predicación.

h) No tenga miedo de reacciones físicas. Usted puede respirar más profundamente e intentar relajar los músculos, recordando que incluso los oradores más experimentados sienten ansiedad cuando entran en la escena.

Observación: Una iglesia necesita de amor, pero también de exhortación y corrección. No dé solamente mensajes de una sola clase.


Hola mi querido(a) hermano(a)

Si te ha gustado el contenido ayúdanos a alcanzar más personas, Por eso comparte con los demás.
Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *